miércoles, 29 de julio de 2009

EL PREGONERO DE CAMPECHE




CAMPECHE AYER Y HOY



Por: BLANCA MAAS Y CAROLINA ÁVILA




Campeche fue el primer puerto importante descubierto por los españoles, en la Nueva España. Para la península, como sabemos, la antigua Villa de Campeche fue trazada cerca del poblado prehispánico Kim Pech, hoy Barrio de San Francisco. Según los citados autores, Kim Pech era un poblado de regular tamaño, que tenía algunas construcciones de piedra que los nobles utilizaban para habitaciones y para sus ceremonias religiosas. El resto de la población vivía en chozas con techos de palma.

Según estudios arqueológicos posteriores, se sabe que este poblado estuvo situado a la orilla del mar, y ocupado por los mayas desde los siglos VI al X d.C. Fue hasta 1550 cuando autoridades y colonos desarrollaron la agricultura, así como otras industrias. La primera obra realizada por los españoles, fue la Parroquia de Nuestra Señora de Concepción, cuya construcción demoró muchos años, misma que mucho después llegó a ser la Catedral de Campeche. Alrededor de esta Iglesia se establecieron los pobladores.


Otras construcciones fueron: el convento de San Francisco, el convento de San José, el templo de Jesús, el templo de Guadalupe, el de San Francisquito, el templo de San Juan de Dios, junto a éste construyeron un modesto hospital fundado en 1626, con el nombre de Hospital Nuestra Señora de los Remedios, que mas tarde, restaurado y agrandado, pasó a ser el Hospital "Manuel Campos".

La estrecha zona que encerró el recinto amurallado, determinó las características de las casas antiguas de la Villa. Las casas cercanas al centro, junto al mar, son más reducidas que las construidas en esa época en otras ciudades, como Mérida. En Campeche en vez de extensas, las hicieron altas, de dos o tres plantas, con balcones y mirador; la entrada por lo general era un zaguán que daba acceso a un pequeño patio casi sin árboles.


Después se demolió parte del baluarte de San Francisco, para dar paso a la instalación del Tranvía Urbano, especialmente de la línea que llegaría al barrio de Santa Ana. Años después se demolió el baluarte de San José y el Lienzo de muralla que le quedaba cerca.

Para construir el antiguo Mercado 7 de Agosto, se derribó el Castillo de la Maestranza de Artillería. Este mercado inicia en 1914 durante el régimen huertista por el Gobernador. Otro sitio de mucha tradición en la Ciudad Capital, es el Teatro Toro, construido como Teatro de la Ciudad por un grupo de empresarios en número de 40, entre los que figuró el general Toro. Fue inaugurado el 16 de Septiembre de 1834, el teatro era uno de las pocas distracciones con que contaban algunas ciudades, con ese fin fue creado en Campeche; más tarde recibió su nombre actual.


Esta breve reseña de algunas de las cosas que tiene la Capital del Estado son tan sólo una muestra de lo que ha sido su evolución. Hoy la capital es una preciosa, bella, limpia y tranquila ciudad, con rincones coloniales, edificios y viviendas antiguas, recuerdo de otras épocas. También cuenta con modernos edificios comerciales y de oficinas. Los antiguos barrios de San Román, San José, San Francisco, Guadalupe, San Martin, Santa Anna, Santa Lucia y de la Ermita, son ahora muy populosos.

La catedral ahora se distingue por las hermosas luces que la acompañan cada noche, deleitando la pupila de todos los que aquí habitamos, asi como de las personas que nos visitan desde distintos lugares del país y del mundo.





LA CANCIÓN DEL “PREGONERO CAMPECHANO”



Por: BLANCA MAAS Y CAROLINA ÁVILA.





La canción del “Pregonero Campechano”, junto con las grandes murallas y coloniales barrios, se ha convertido en una tradición muy representativa del estado de Campeche. A continuación se presenta un análisis del contenido de la canción, el cual estuvo a cargo de Zoila Quijano Mc. Gregor:
A lo largo de toda la canción se menciona cómo los pregoneros, que fueron muy populares hace mucho tiempo atrás en el estado de Campeche, pasaban vendiendo y pregonando todo su producto hasta acabar con él.
Un pregón es un parlamento que se hace en voz alta en los sitios públicos de algo que conviene que todos sepan, es también un discurso elogioso en el que se anuncia al público la celebración de una festividad y se les incita a participar en ella. En este caso los pregoneros caminando por las empedradas calles de la ciudad, daban a conocer todo lo que vendían como por ejemplo el pan que ya estaba listo para comerse, carbón, o como dice la canción, guayas.
En los versos que le siguen, se hace referencia al panadero preparando la masa para hacer los panes, haciendo alusión a la famosa panadería “La imperial”, que fue muy famosa años atrás en la ciudad de San Francisco de Campeche. También se menciona al carbonero al andar mientras pregona su producto.
En un pequeño verso se hace énfasis a una “feria de color”, que es la famosa feria de San Román que se lleva a cabo cada mes de septiembre para la celebración del 16 de septiembre.
Continuando con la letra podemos apreciar las frases que pregonaban, que eran básicamente los nombres de los panes que traían en sus cestas, las guayas y hasta el carbón, mencionando un famoso barrio muy famoso dentro de la ciudad: el Barrio de Santa Lucía. Se tiene muy poca información sobre el barrio de Santa Lucía, y por consecuencia de su parroquia; es muy probable que la primera iglesia haya sido una capilla cubierta de palmas que se utilizaba para celebrar los oficios divinos. Los habitantes del barrio de Santa Lucía fueron evangelizados por el padre Luis de Villalpando, quien realizó gran parte de su trabajo evangelizador en Campeche. El templo de Santa Lucía fue edificado por el presbítero Valerio Couto, quedando inaugurado y bendecido como ermita el 22 de enero de 1893, otorgándosele el rango de iglesia el 13 de diciembre de 1974, dedicada a Santa Lucía, de donde proviene el nombre del barrio. A principios del siglo XX, entre 1910 y 1912, cuando Campeche fue azotado por una terrible epidemia de viruela negra, este templo sirvió como dispensario médico debido a su lejanía de la ciudad, para evitar contagios. Al costado derecho del templo se encontraba un cementerio donde fueron sepultados muchos de los apestados.
Letra de la canción “El Pregonero”
Zoila Quijano Mc. Gregor

Este es Campeche señores,
la tierra del pregonero,
se levanta con el sol,
y se oye con los luceros.

Se levanta muy temprano,
con sus alegres palmadas
el gordito panadero,
de imperial panadería,
el gordito panadero,
de imperial panadería.

"Pan marchanta, pan caliente,
saramullo, pan batido
y hojaldras a tres por veinte"

"Tan dulces como los ojos
de la que es Patrona mía"
así pregonan las guayas
del barrio Santa Lucía

"Guayas dulces, guayas frescas
acabadas de bajar,
¿Quién me las quiere comprar?"

Tan negro como su suerte,
cansado de tanto andar,
así grita el carbonero
que esta ya pa' reventar:

"Carbón marchanta, carbón..."
Ahí viene el buen viejito
con su vitrina en la mano,
regalándole a los niños
un turrón de buen tamaño,
regalándole a los niños
un turrón de buen tamaño.

"Ya me voy, y no volveré a pasar,
y la niña va a llorar
si no le compra un turrón.

Ya me voy y no volveré a pasar,
si no lo quiere comprar
se lo voy a regalar".

Así al caer de la tarde,
en la feria del color
escuchan los Campechanos
este regional pregón:

"Brien, brien, pámpano fresco..."

Este es Campeche señores,
la tierra del pregonero,
se levanta con el sol,
y se oye con los luceros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario